Platos más apetitosos

Platos más apetitosos ¿cómo?

Varíe en sus platos

Opte siempre por la variedad: prueba de cocinar pescados y mariscos de distintas formas, con salsas -hay múltiples cantidades de aderezos y salsas sabrosas y especiales para acompañar pescados-, al horno, puedes también preparar croquetas o albóndigas, al vapor y acompañarlo con guarniciones sanas, como verduras salteadas de todos los colores, revueltos, etc.

Realce el Sabor

El vino blanco es un buen acompañante del pescado porque su acidez contrasta con el tipo de grasa que contiene y realza su sabor. No obstante, cada día es más creciente la costumbre de acompañar le pescado con buenos vinos tintos. Después de todo, el que manda es el paladar.

Aliméntese bien y prevenga enfermedades crónicas

Acompañe el pescado con verduras, aceite de oliva, ajos, cebollas, pimentones, hierbas aromáticas como tomillo, albahaca y romero. Lo hace más agradable y aumenta su poder antioxidante previniendo así enfermedades crónicas.

Salga de apuros

Mezcle el atún con un poco de yogurt natural y apio picado fino, ponga una tajada de tomate y una hoja de lechuga en pan de molde y listo, aliñe a gusto y disfrute ¡así de rápido!

Acompañamientos Sanos

El acompañamiento ideal para el pescado son las verduras salteadas o crudas, evite el apanado y la fritura ya que aumenta el contenido de grasas y calorías, así como las cremas y la mayonesa.

Condimente sus comidas

Use jugo de limón, pimentón, cebolla, champiñones, brócoli, porotos verdes, tomate, ajo o curry para sazonar o acompañar el pescado. De esta manera resaltará el sabor natural del pescado sin aumentar el contenido de calorías y sodio.

Comidas livianas

Rellene una palta con atún y choclo, acompáñelo de lechuga picada fina y unas tajadas de quesillo y tomate. Sazone con hierbas, jugo de limón y aceite de oliva y disfrute un liviano y nutritivo almuerzo.

Algunos datos prácticos que no debes olvidar

Nuestros productos de mar en conserva y pouch son sanos y de excelente calidad, vienen listos para servir y consumir, y no requieren cocción. Tienen una duración de 4 y 3 años respectivamente y pueden soportar diversas temperaturas sin perder sus cualidades Sólo una vez abiertos necesitan refrigeración. Por todo esto puedes llevarlos a cualquier lugar, oficina, paseos, etc y prepararlos de distintas formas en diversos platos. Además se pueden hacer infinitas combinaciones culinarias, sólo depende de tu preferencia e imaginación.